Proveedores y comunidades: la visión de las empresas en un futuro post pandemia

Flexibilidad y empatía son algunas de las claves que muchas empresas están tomando en cuenta a la hora de relacionarse con dos de sus principales stakeholders. No solo en este período de crisis económica y sanitaria. Sino también, mirando hacia los próximos meses y años. Aquí algunas iniciativas.
Luego de las comunidades, los proveedores ocupan el segundo lugar de importancia en las grandes compañías chilenas respecto al futuro post pandemia, según una reciente encuesta realizada por CLA Consulting y Acción Empresas. Es que si ambos stakeholders (grupos de interés) ya eran clave en la visión sustentable de los negocios, ahora, con una crisis económica y parte social, se hacen imprescindibles. ¿Qué está haciendo el sector privado al respecto?.

Para hacerse una idea con respecto al primer grupo, una encuesta a nivel mundial realizada por Accenture sobre cómo está funcionando la cadena logística en pandemia, indicó que el 71% de las compañías dijo que no tenía un plan de contingencia para las operaciones de negocio en caso de que el brote durara más de unas pocas semanas, mientras 75% ha sufrido un impacto negativo o muy negativo en su negocio.

Por ejemplo, en Aguas Andinas armaron un paquete de medidas sociales especiales para apoyar sus proveedores, como acordar con las empresas de lectura de medidores y reparto de boletas en terreno aplicar medidas de apoyo por hasta tres meses o mientras se mantenga la emergencia. “Desde el primer momento de la pandemia flexibilizamos la relación con nuestros proveedores, especialmente, con los más pequeños, manteniendo sus contratos y reinventado, incluso, sus actividades bajo este nuevo escenario”, comenta Daniela Rebolledo, subgerenta de Continuidad del Servicio de Aguas Andinas.

La ejecutiva agrega que potenciaron los pagos a través de transferencia electrónica, evitando que se desplacen hasta sucursales bancarias. Con respecto a la relación con la comunidad, un estudio realizado por Gestión Social al inicio de la pandemia, reveló que el 56% de las empresas encuestadas dice que ya ha tomado medidas respecto a este grupo de interés, mientras que el 27% ya tomó contacto con organizaciones de la sociedad civil.

De la misma forma, el 34% de las organizaciones consultadas declara estar en coordinación con las autoridades y el 37% está brindando apoyo a éstas en la contingencia. En el caso de SMU, a principios de este mes lanzaron una iniciativa denominada como “UNIDOS salimos de esto”, a través de sus supermercados Unimarc, Mayorista 10, Alvi y OK Market, para ir en ayuda de las personas más afectadas por la pandemia. Se trata de una invitación a los clientes y vecinos de cada región a aportar a través de la tarjeta Unidos a personas, familias u organización local que necesiten adquirir alimentos y artículos de primera necesidad.

“Las causas sociales que participan de esta iniciativa corresponden, en su mayoría, a juntas vecinales, parroquias, hogares de adultos mayores y otros centros que realizan acciones como comedores solidarios o entrega de cajas de alimentos a los vecinos afectados”, indican desde SMU.

En Collahuasi, además de activar protocolos internos para proteger la salud de sus trabajadores, la compañía ha realizado una acción colaborativa en la Región de Tarapacá, abarcado las áreas de salud, reforzamiento de equipos para detectar contagios y tratar enfermos, además de estudios de las caletas pesqueras del sur de Iquique, mediante el aporte de insumos y equipamiento que han sido claves para enfrentar el Covid.

Incluso, entregó 20 mil chips de conexiones a internet a jóvenes de la región tras el inicio de la crisis sanitaria, “con el objetivo de dar continuidad al proceso de aprendizaje desde sus hogares”, según indican desde Collahuasi.

El estudio de Gestión Social indicó que, con respecto a sus proveedores, el 54% de las empresas generó campañas de concientización con sus clientes y adaptó su oferta de productos a la contingencia.